¡Nos iniciamos en el YOGA!

Ayer realizamos una sesión de “Introducción al Yoga” para dos grupos.
Adaptamos los ejercicios para pacientes con patologías linfáticas. Si tienes linfedema o lipedema, consulta siempre con un fisioterapeuta especializado qué ejercicios son los más recomendables y cómo realizarlos para no dañarte.
Practicar yoga habitualmente:
– Reduce el estrés y la ansiedad.
– Fortalece los músculos.
– Algunas posturas benefician el drenaje de la linfa por nuestro organismo, mejorando así el linfedema.
Mejora la flexibilidad.
Todas las participantes acabaron muy contentas con la experiencia; así que ¡os animamos a tod@s a practicarlo regularmente para conocer a fondo sus beneficios!

Si te aumenta el volúmen de alguna parte del cuerpo

Si te han extirpado ganglios linfáticos y/o has pasado por un tratamiento oncológico con radioterapia…

Benefíciate de ventajas fiscales por ser socio:

Servicio de información gratuito
tratamientos fisioterapéuticos a precios mínimos
servicio gratuito de psicología
Y mucho más…