LINFEDEMA LATENTE Y PREVENCIÓN

La prevención del linfedema es clave en personas de riesgo.
Es población de riesgo aquella que acaba de ser sometida a extirpación de ganglios linfáticos; que pasa por un tratamiento de radioterapia; que ha tenido algún accidente o quemadura donde se han visto afectadas zonas ganglionares… Estas personas deben prestar especial atención a la zona comprometida.
Cuando el sistema linfático se ve afectado es muy posible que deje de funcionar de manera normal, aunque en un principio no veamos cambios visibles externamente.
Antes de empezar a ver signos de Linfedema, haz todo lo posible para evitar recargarlo. ¿Cómo puedes hacerlo?:
No cargues pesos, ni hagas sobre esfuerzos o sobre ejercitación.
– Nada de pinchazos y presiones sobre la zona (toma de tensión con manguito, ropa muy ajustada…)
– Evita posiciones estáticas muy prologadas.
– Prevén heridas, arañazos, picotazos en la zona.
– No te expongas directamente a una fuente de calor.
Puedes pasarte por la pestaña “Materiales” para conocer más y descargarte nuestra Guía de Prevención y Autocuidados.

Si te aumenta el volúmen de alguna parte del cuerpo

Si te han extirpado ganglios linfáticos y/o has pasado por un tratamiento oncológico con radioterapia…

Benefíciate de ventajas fiscales por ser socio:

Servicio de información gratuito
tratamientos fisioterapéuticos a precios mínimos
servicio gratuito de psicología
Y mucho más…