Los días. 16, 17 y 18 de octubre asistimos al “Congreso internacional de linfologia” que se celebró en Vitoria, organizado por Adelprise, que celebraba su 20 aniversario.

 
En primer lugar felicitar precisamente a la organización, con un 10. El esfuerzo que supone algo así es encomiable. Coordinar todo lo necesario: ponentes, lugar del evento, catering, documentación, incluso para el que quiso una visita guiada por el casco antiguo de la ciudad… No es nada facil y todo salió muy bien. Hay que decir que Adelprise es pionera en España como Asociación de linfedema, referente e importante apoyo en los primeros pasos de Adpla.
 
Los ponentes destacaron por su profesionalidad, pero sobre todo, la mayoría de ellos también por su cercanía y humildad. Algunos apenas podían salir de la sala en los descansos porque siempre había alguien que quería preguntarles alguna duda o compartir algo con ellos. Siempre escuchaban e intentaban aconsejar lo mejor que sabían. Siempre es de agradecer, sobre todo con la calidez que lo hacían. Alguno hubo que destacó por lo contrario, pero se fue pronto…
 
Nombrar también a tod@s l@s asistentes. Supone un esfuerzo estar tres días, algunos fuera de casa, ya sabeis: trabajo, familia… Y la participación fue grande. Mucha la curiosidad y las inquietudes planteadas en los turnos de preguntas. Y también apoyo y empatía entre los afectados. 
Mención especial a ese espacio que reservaron para “La voz de los afectados”. Fue practicamente imposible no emocionarse con algunos testimonios. Personas valientes que quisieron compartir sus experiencias porque esperan poder ayudar a otros que estén pasando por circunstancias parecidas.
 
Y aunque realmente no lo sabemos, sospechamos que entre los asistentes no había muchos médicos… Si afectados, socios, familiares, ponentes que se quedaban a escuchar a otros compañeros, fisioterapeutas… Pero ¿y los especialistas, atención primaria, enfermeras…? Si nuestras sospechas son ciertas, aquí hay que poner un cero pelotero. El congreso merecía la pena, también para ellos.
 
Nos quedamos con la esperanza puesta en los avances en la cirugía. Hay por ahí algún cirujano inquieto que no se conforma con los resultados que obtenía hasta ahora, y sigue empeñado en mejorar. Quizá todavía es pronto, pero lo que mostró en el congreso fueron buenos resultados. A destacar su insistencia sobre lo imprescindible de las pruebas diagnósticas antes de cualquier intervención (la linfogammagrafia es la que mejor traza el mapa del tejido linfatico funcional). En esto coincidió con otros profesionales, resultando aconsejable incluso para mejorar la efectividad del tratamiento del linfedema si este es primario, ya que es dificil saber en este caso dónde se encuentra la deficiencia del sistema. 
Conocemos las listas de espera y las vueltas que hay que dar para conseguir una revisión, una nueva receta para una prenda o la primera visita con el especialista… Asi que igual toca también empezar a solicitar, sin prisa pero sin pausa, una prueba diagnostica que nos ayudará a conocer exactamente cómo está nuestro sistema linfático.
 
Con respecto a los tratamientos que se están haciendo, los que se presentaron, algunos novedosos y otros no, todos consiguen buenos resultados, mejorando la calidad de vida de los afectados y manteniendo el linfedema estabilizado y controlado. Eso si, también hay coincidencia en destacar lo fundamental que es la implicación y colaboración de los pacientes en su día a día. Es tan importante o más mantener a diario los autocuidados y las medidas que se aconsejan, como el tratamiento de fisioterapia que podamos hacer más o menos a menudo.
 
Y decir a los socios de Adpla, que tienen a su alcance todo lo que se aconseja en estos foros: apoyo psicologico, fisioterapia avanzada, talleres y charlas donde siempre se está abierto a sugerencias, actividades deportivas lúdicas y saludables adaptadas al linfedema… 
La Asociación es un espacio para todos, un punto de encuentro donde compartir pero también donde encontrar soluciones. Plantead vuestras dudas o necesidades y se buscará la manera de llevarlo a cabo. No seamos tan “aragoneses” de pensar que lo que hay fuera es mejor que lo de aquí. Tenéis todo al alcance de la mano…atreveros a cogerlo !!!
 
Un fuerte abrazo!
 
Mª Mar Ruiz Labairu
Fisioterapeuta especializada en Tratamiento de Linfedema